Como usar los créditos que te ofrecen las diferentes instituciones bancarias, comerciales, financieras, etc …

Como usar los créditos que te ofrecen las diferentes instituciones bancarias, comerciales, financieras, etc …
25 de Jun, 2018 El crédito es una cantidad de dinero que recibimos con la obligación de pagarla en un plazo determinado, es una herramienta que nos permite adquirir bienes y servicios que no podríamos pagar de contado, ya que no es dinero extra, sino un préstamo que debemos pagar, adquirir un crédito implica comprometer parte del dinero que ganaremos en el futuro.
 
Existen varios tipos de crédito, pero los más comunes o socorridos son: los créditos al consumo que nos ayudan a pagar bienes y servicios que satisfacen nuestras necesidades cotidianas. Entre los más comunes están: la Tarjeta de crédito y Crédito de nómina. Los créditos hipotecarios que nos permiten adquirir, construir e incluso remodelar una casa o departamento y los créditos empresariales que permiten iniciar o ampliar un negocio. Las instituciones que otorgan estos créditos tienen planes especiales para emprendedores. 

La tarjeta de crédito es muy socorrida y creemos fácil de manejar, es por ello que la ofrecen hoy por hoy en cualquier establecimiento, pues el tramite es rápido , fácil y sin aval, sin embargo, rara vez te explican cómo utilizarla, sus beneficios y obligaciones. Es un medio de pago, a traves del cual puedes realizar compras en establecimientos comerciales sin necesidad de efectivo. Es un crédito revolvente, el banco te presta hasta determinada cantidad, conocida como línea de crédito. Cuando compras con tu tarjeta utilizas ese crédito, pero lo recuperas conforme vas pagando, mes con mes el banco te envía un estado de cuenta en donde te indica el monto de tu adeudo, así como la fecha límite para realizar el pago, siendo el Pago mínimo la cantidad mínima que tu banco solicita para no cancelar tu línea de crédito. Toma en cuenta que si sólo realizas este pago, tu deuda crecerá y se alargará en el tiempo. Por otro lado, el Pago para no generar intereses es la cantidad total de consumos realizados durante el período, incluyendo los pagos mensuales correspondientes a promociones. 

Hay varias formas de usar la tarjeta crédito a tu favor, uno, si realizas tus compras en los días siguientes a la fecha de corte y liquidas el total de tu deuda mes con mes, este esquema te permite financiar tus compras hasta por 50 días sin pagar intereses, y dos, si utilizas las promociones a meses sin intereses, en este esquema te permite adquirir productos y servicios al mismo precio que si los compraras de contado, a plazos que van de los 6 a los 18 meses. Antes de comprar con este esquema, compara precios con distintos proveedores, así sabrás si realmente pagarías el mismo precio a meses que si lo compras de contado, divide el importe de la compra entre el número de pagos e inclúyelo en tu presupuesto.

Por otra parte tenemos el Credito Hipotecario también socorrido pero no tan fácil de adquirir, primero porque necesitas un aval y segundo son trámites que llevan cierto tiempo. Los créditos de esta naturaleza son por lo general mucho más baratos que otros tipos de crédito, pues están respaldados por la casa que adquieres. Si brindas los cuidados suficientes a la casa o departamento que adquieres, un crédito hipotecario puede ser una excelente inversión, pues las propiedades suelen aumentar su valor con el paso del tiempo. Para comparar diferentes opciones de crédito hipotecario, solicita la oferta vinculante. Éste es un documento que, cuando así lo solicites, las instituciones que te ofrecen créditos hipotecarios deben entregarte por escrito y sin costo. En este documento deben informarte cuánto te costaría, en pesos y centavos, además de términos y condiciones para adquirir tu casa si contratas un crédito con ellos y el esquema de pagos respectivo. Una vez emitida, la entidad debe respetar hasta por 20 días los términos y condiciones expresados, siempre y cuando cumplas con las formalidades que establece la ley.

Recuerda que un crédito no es bueno o malo en sí, es el uso que hacemos de él lo que nos acarrea beneficios o problemas, debes considerar antes de contratar un crédito y preguntarte, ¿El gasto es urgente o puede esperar? ¿Cuánto te va a costar? ¿Puedes pagarlo?; Una combinación de ahorro y crédito se abre con los planes que contemplan enganche (hipotecarios o automotrices). Cuando te ofrezcan mercancía a plazos y sin enganche, toma en cuenta que esto sólo provoca que pagues más por lo que compras. Procura dar como enganche la mayor cantidad posible, pues así pagarás menos intereses y tus mensualidades serán más bajas.

Compara el Costo Anual Total (CAT), que es una medida estandarizada que nos permite comparar créditos. Ésta se expresa en porcentaje e incorpora la mayoría de los costos y gastos correspondientes a un crédito. Entre mayor sea el CAT, más caro será un crédito. Investiga tambien si hay comisiones o gastos extra, mismos que puede solicitar la institución que te otorga el crédito por servicios relacionados o por incumplir las condiciones del contrato. De no contemplar estos gastos en tu presupuesto, pueden convertirse en un problema.   

La capacidad de pago es la cantidad máxima de dinero que puedes destinar para el pago de todas tus deudas cada mes. Haz un cálculo, ponlo por escrito, ingresos mensuales menos gastos y ahorro mensual es igual a tu capacidad.

Por último, para que tus planes al adquirir un crédito no se vean afectados revisa tu historial crediticio por lo menos una vez al año, ahí está el registro de los créditos que has solicitado, cómo y cuándo los has pagado, si lo haces puntualmente, si te retrasas o no pagas. Si tu historial crediticio es bueno te abrirá las puertas a futuros créditos, en cambio sí es malo te cerrará las puertas, pues nadie presta a quien no paga.

Si usas tu crédito incorrectamente, adquiriendo bienes y servicios no duraderos, que se deprecian rápidamente, te enfrentaras a las consecuencias. Será como una extensión de tu salario, para tapar hoyos en el presupuesto familiar. Y de repente te encontraras utilizándolo para pagar útiles escolares porque usaste todos tus ahorros en las vacaciones.

Antes de adquirir bienes y servicios que no necesitas, por muy baratos que estén, piénsalo bien, pues podrían generarte una deuda que no podrás pagar. Abusar de las promociones a meses sin intereses, puede causar que la acumulación de pagos pequeños se convierta en un pago mensual enorme.

Ahora, si usas el crédito de la manera correcta todo se volverá a tu favor, podrás ser mas productivo, iniciar un negocio o hacerlo crecer, crear un patrimonio, comprar una casa o hacer mejoras a la que ya tienes, financiar la compra de bienes duraderos, etc. Por lo tanto, recuerda siempre utilizar tus créditos para cosas necesarias e indispensables, para no encontrarte pagando durante meses un gusto que duró solo unos momentos.

Por Karina Judith Trujillo Alcaraz

30 comentario(s)

DÉJANOS UN COMENTARIO

Nombre *

Correo *

Comentario: