Transferencia de Saldos: La Salida de Emergencia Financiera

Transferencia de Saldos: La Salida de Emergencia Financiera
10 de Feb, 2018

En diversas ocasiones hemos estado analizando el funcionamiento de las tarjetas de crédito y el cómo pueden afectar de manera considerable nuestras finanzas personales si no le damos el uso para el cual están diseñadas, ya que si estamos en el entendido de que es un ingreso adicional que tenemos, difícilmente vamos a poder salir de los baches financieros en los que estamos inmersos, es por eso que surge la necesidad de hacer un análisis estructural sobre el uso de las mismas y sobre cómo pueden fungir como agentes de apoyo y de estrategia para el mejoramiento de las finanzas personales y familiares.


Hay que recordar que vivimos en una sociedad donde los ingresos muy difícilmente van de acuerdo a los gastos que ejercemos en los hogares, por lo que es común que se haga uso de las tarjetas de crédito como un antídoto a este problema de crecimiento económico, y es ahí en donde surge la primera problemática, que gastamos más de lo que ingresa en los hogares, siendo una de las situaciones que ha arrastrado a la mayoría de las familias mexicanas haciendo que sus finanzas se vuelvan un caso perdido.


Pero hoy en día las instituciones bancarias están creando una serie de estrategias para disminuir su cartera vencida y el índice de morosidad que la situación económica del país ha acarreado consigo, y una de esas estrategias es la que a continuación vamos a exponer, y que está siendo aceptada por la mayoría de los usuarios de tarjetas de crédito.


Se trata de un nuevo esquema financiero en donde si tiene deudas en varios de sus plásticos o sus tarjetas de crédito, una alternativa para acabar con ellas es hacer una transferencia de saldo o consolidación de deuda.

Esta operación consiste en acercarse al banco que le ofrezca mejores condiciones de pago y que éste liquide sus deudas en las otras instituciones. Así usted se queda con una sola deuda con la institución que más le convenga, sobre todo al manejar tasas de interés que sean menores a lo que actualmente está pagando.

Se trata de juntar cada uno de los saldos que se tienen en las demás tarjetas de crédito con el único fin de tener una menor tasa de interés o un mayor plazo para liquidar, en ocasiones se puede tener un ahorro en tasa que va desde un 15% hasta un 20% de interés anualizado.

Por lo que antes de tomar una tarjeta de crédito o de hacer una trasferencia de saldos debes de tener en consideración los siguientes puntos:


1.- Entender que una tarjeta de crédito no es un ingreso adicional del cual puedes disponer como tal, se debe de tomar en cuenta que la tarjeta de crédito es solamente un medio de pago que si se usa adecuadamente te permite financiarte hasta por 45 días.


2.- Identifica la opción y el tipo de tarjeta de crédito en el que se vaya a aplicar la transferencia de saldos, esto con el fin de que se adapte a tus necesidades y al estilo de vida que llevas actualmente.


3.- Debes de tener en consideración la revisión de información relevante sobre la misma tarjeta, como son las anualidades, las promociones que conlleva el uso de la misma, las recompensas que puedes obtener, entre otras.


4.- Tener en mente y nunca olvidar que la tarjeta de crédito es únicamente un medio de pago, y claro usarla cuando verdaderamente la compra que vayas a realizar sea un opción única e inigualable que no encontrarás en el mercado, y sobre todo que genere una satisfacción tenerla, pero sin hacer a un lado el flujo monetario que percibes, ya que tarde o temprano el crédito que se esté utilizando, en cierto periodo de tiempo debe de liquidarse.


5.- Al momento en el que se realice la transferencia de saldos de las otras tarjetas de crédito toma en cuenta que por lo menos debes de eliminar alguna tarjeta de la que hayas comprado el saldo, esto con el objetivo de que al paso del tiempo no se tenga una mayor cantidad de deuda y que el apoyo por medio de la estrategia de transferencia de saldos no haya servido en lo absoluto.


Es importante saber aprovechar las bondades que las instituciones financieras otorgan a los usuarios, sobre todo cuando se trata de tasas de interés que en ocasiones son más caras de lo que uno supone, por lo que, estas nuevas modalidades de disminución de deudas permiten al usuario acceder y tener una mejor planeación financiera de sus deudas, y de sus ingresos, con la meta de estructurar su visión financiera de largo plazo.

Lugardo Salazar Campos

Lic. En Economía y Finanzas. Maestría en Administración por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Maestría en Economía y Finanzas por el Instituto Tecnológico de Sonora. Doctorante en Planeación Estratégica por el Instituto Tecnológico de Sonora.

Twitter: @lugardosc
salazar.campos.lugardo@gmail.com

76 comentario(s)

DÉJANOS UN COMENTARIO

Nombre *

Correo *

Comentario: